Visita a Pompeya desde Roma

Es claro asumir que en tu visita a Italia probablemente esperes concentrar tu atención en la ciudad mítica de Roma con sus grandes y majestuosos corredores, sus avasallantes mausoleos, plazas, fuentes, capillas y monumentos. Sin mencionar el poder histórico que todo esto representa a nivel mundial.

Si bien es inevitable no sentirse tentado ante tales atracciones, existe una alternativa o una experiencia anexa; cargada de desaforadas pasiones y una historia de por sí, bastante interesante; que puedes disfrutar desde Roma y es la visita a la ciudad de Pompeya, una buena opción si te vas a alojar en la capital italiana por un tiempo cercano a una semana, de modo que tengas tiempo suficiente para dedicar un día entero a esta excursión. Recuerda que cuentas con los apartamentos en Roma para organizar tu estancia y disfrutar de unos precios muy económicos, así que no dudes en optar por este destino que te permitirá acceder a las ruinas de Pompeya pasando por Nápoles, todo ello en un agradable viaje de tren.

Calle de la ciudad romana de Pompeya

Tomarte un descanso del agitante ambiente de la ciudad puede ser lo que necesitas, si es así, acércate y descubre la fascinante y romántica historia del monte Vesubio. Descubre los aspectos más particulares del sur de Italia con un viaje a Nápoles, conoce de la gastronomía tradicional italiana y visita las inquietantes ruinas de Pompeya.

Sube a la cumbre del Vesubio y sé participe del espectáculo de su actividad volcánica y como la lava ha dejado cicatrices milenarias por las laderas del monte que hoy son visibles desde sus inmediaciones.  

Tras la gran erupción del monte Vesubio en el año 79 d.C, la ciudad de Pompeya fue arrasada y sepultada bajo su colosal ataque. Es trágica la historia de una ciudad milenaria fundada bajo los Oscos en el VII a.C que siempre gozó de una abundancia y riqueza invaluables. Cerca del año 62 d.C Pompeya sufre un devastador terremoto que la deja diezmada y reducida, para que posteriormente en el 79 d.C, fuese destruida, encontrándose aún en reconstrucción y levantamiento por la anterior catástrofe.

La ciudad se mantuvo en el olvido hasta el siglo XVI cuando fue redescubierta. En 1748 comenzaron las excavaciones para su restauración y desde entonces más de 45 hectáreas de terreno han sido desenterradas.

Ruinas de Pompeya con el volcán Vesubio de fondo

Es impresionante el estado en el que las ruinas se encuentran, casi intactas, teniendo en consideración los azotes que ha atravesado. Pasea por los templos románicos o las grandes casonas opulentas que perteneciesen a las familias más acomodadas de la época, decoradas con pinturas y revestidas en mármoles que aún, hoy en día, se mantienen en pie.

Paséate por sus corredores y aprecia quizá los más fascinantes y escalofriantes elementos de Pompeya. Las figuras representativas de los cadáveres encontrados en su excavación, qué aún hoy día, en sus gestos, demuestran el desespero del acontecimiento ingrato qué marcó el fin de esta gran ciudad.

Uno de los edificios más curiosos es un prostíbulo de la época, entonces llamado El Lunapar, hoy en día se muestra completamente intacto, dejando entrever las rudimentarias camas de piedra usadas entonces, revestidas aún; y algunos de los frescos que decoraban las paredes perimetrales del recinto con pinturas eróticas.

Aventúrate en una experiencia casi extrema realizando senderismo y atravesando los caudalosos caminos tapizados de mórbida ceniza volcánica y piedra pómez mientras circundas el cráter del coloso Vesubio.

En su recorrido, la vista panorámica que has de contemplar desde arriba de la bahía de Nápoles es indescriptible y el susurro del volcán que, aunque parezca dormido, a tus espaldas y bajo tus pies permanece en total actividad, será el detalle perfecto para acompañar esta experiencia.

Tren de Pompeya

Llegar a Pompeya es muy fácil, existen diversas formas para acercarte a ella desde Roma. Por el precio de 122 euros por persona puedes participar de una excursión en español qué incluye tu recogida en el hotel, transporte, entradas, comida y una guía oficial en español.

También puedes usar el sistema de Tren para llegar a Pompeya. Será necesario tomar un tranvía en la estación de Roma de Termini con destino a la ciudad de Nápoles, una vez allí, tomar la línea Circumvesuviana hasta Pompeya. El precio variará en función al tren que escojas entre los 30 y los 100 euros (Ida y vuelta).

Alquilar un vehículo particular puede representar una alternativa más económica, sobre todo si viajas en grupo o en familia. Sin embargo, te recomendamos preveer el precio del hospedaje y la gasolina en tu planificación.

Atrévete a conocer la historia de una ciudad mítica, azotada por una bofetada del destino y la naturaleza. Revive la historia y encarna las vivencias de quienes perecieron, victimas del desaforado poder del monte Vesubio. Encuentra la belleza en las nostálgicas calles de Pompeya y anímate a descubrir sus ruinas.

 

Reserva tu visita y viaje desde Roma

 


 

Buscador

Buscar apartamentos

Compara nuestros precios con:

Booking

Belvilla

WayToStay

E-Domizil

Entradas: