Visitar las catacumbas de Roma

Desde tiempos antiguos, la ley prohibía enterrar a los muertos dentro de Roma; fuera de los muros de la ciudad se situaban las catacumbas donde fueron enterrados cientos de judíos y cristianos desde principios del siglo II; y ahora puedes viajar al pasado visitando cinco de estas catacumbas de Roma.

 

¿Qué son las catacumbas?

Son galerías subterráneas que algunas civilizaciones remotas construyeron para darle uso como lugar de enterramiento.

Por cuestiones religiosas, los romanos optaban por incinerar los cadáveres; en cambio, los cristianos y los judíos no estaban de acuerdo con esa costumbre y para solucionar los problemas por la falta de espacio y al elevado precio de la tierra, decidieron crear los extensos cementerios subterráneos.

Interior de una de las catacumbas de Roma

Los cadáveres envueltos en una sábana se ubicaban en fosas, que luego se cerraban con lápidas de mármol o con barro cocido. Posteriormente se grababa el nombre del fallecido sobre la tapa, acompañado por un símbolo cristiano.

Actualmente, las más populares y a las que se les ha dedicado la mayor cantidad de estudios son las catacumbas de la ciudad de Roma.

 

Catacumbas que puedes visitar en Roma

En Roma existen más de sesenta catacumbas que se extienden por cientos de kilómetros de galerías subterráneas. En la actualidad se encuentran abiertas al público cinco de ellas, que podrás visitar y sentir que viajas en el tiempo. Te detallamos a continuación cuáles son es

Las Catacumbas de San Calixto son las más visitadas y se encuentran Via Appia Antica; tienen una red de galerías de más de 20 kilómetros de prolongación, allí enterraron a 16 Papas y decenas de cristianos. Se puede visitar de jueves a martes y ofrecen dos recorridos diarios.

Catacumbas de San Calixto

Esas catacumbas fueron descubiertas por Giovanni Battista De Rossi, quien expresó en sus relatos que convenció a Pío IX para visitar las excavaciones. En 1958 llegaron a la famosa cripta y se ordenó colocar los nombres de todos los Papas allí sepultados.

Además de la Cripta de los Papas, contienen la famosa Cripta de Santa Cecilia, donde se conserva una copia de la impresionante escultura de Maderno.

Las Catacumbas de San Sebastián también son muy conocidas, de ellas proviene el nombre de “catacumba” que significa “junto a la depresión” y se extienden por 12 kilómetros Via Appia Antica; le deben su nombre a San Sebastián, quien fue un soldado torturado por convertirse al cristianismo. Están abiertas de lunes a sábado en dos visitas diarias.

En ellas se admira la memoria de los apóstoles Pedro y Pablo, pues presuntamente en algún momento de la historia, sus reliquias se trasladaron a este cementerio.

Catacumbas de San Sebastián

Las Catacumbas de Domitilla fueron descubiertas en 1953 Via delle Sette Chiese, con más de 15 kilómetros de recorrido son las más extensas de Roma y le deben su nombre a la nieta del emperador del Imperio Romano, Vespasiano. Se pueden visitar De miércoles a lunes y hay dos recorridos por día.

Uno de los puntos más sorprendentes de esta visita es la basílica de los mártires Nereo y Aquileo, construida en el siglo IV.

Catacumbas de Domitilla

Las Catacumbas de Priscila se encuentran Via Salaria, ofrecen dos recorridos diarios de martes a domingo y atesoran algunas galerías muy importantes para la historia del arte, como las primeras representaciones de la Virgen María.

Catacumbas de Santa Priscila

Via Nomentana, al norte de Roma, están las Catacumbas de Santa Inés; reciben ese nombre porque, tras ser martirizada por su fe cristiana, Santa Inés fue enterrada allí y luego tomaron su nombre. Solo está cerrada los domingos por la mañana y lunes por la tarde.

La utilización de catacumbas como cementerio, duró hasta el siglo V, cuando la Iglesia decidió llevar a cabo los entierros en superficie. Con las invasiones de los bárbaros, las reliquias de los mártires fueron trasladadas a las iglesias para evitar profanaciones.

Resulta interesante recorrer los oscuros y húmedos pasillos de las catacumbas de Roma, en los que se pueden ver las fosas y algunas inscripciones con los nombres de las personas que los ocupaban.

En las criptas también se pueden observar muchos espacios pequeños preparados para los niños y otros preparados para sepultar a familias enteras.

Los recorridos, cuentan con guías especializados en el tema y narran diferentes datos de interés relativos a la época en la que se utilizaron. Cabe destacar que hay visitas guiadas en español.


 

Buscador

Buscar apartamentos

Compara nuestros precios con:

Booking

Belvilla

WayToStay

E-Domizil

Entradas: