Tiempo en Roma

Roma recibe turistas durante todo el año, por eso es importante saber qué tiempo meteorológico podemos encontrar según los diferentes meses en los que viajemos. La mayor parte de visitantes que van a la ‘Ciudad Eterna’ lo hacen durante los meses de verano, es decir, julio y agosto. Precisamente son los meses donde es menos probable que llueva, pero sí que nos aseguraremos un calor asfixiante debido a los altos niveles de humedad que hacen que parezca que Roma esté ‘ardiendo’.

 

 

 Durante estos meses hay que hidratarse constantemente, ya que se pueden alcanzar hasta los 40 grados y el turista no siempre encuentra la sombra durante su recorrido por la ciudad. Hay que tener en cuenta que si viajas a Romas en verano, probablemente llevarás ropa ligera como camisetas de tirantes, pantalones cortos o vestidos. Pero si quieres ir al Vaticano no se puede entrar ni con los hombros al descubierto, ni con escotes ni con pantalón corto, por lo que debes llevar ropa apropiada para el día que decidas hacer esta visita.

 

Sin embargo, a partir de la segunda mitad de agosto empiezan a bajar las temperaturas e incluso comienzan las primeras lluvias. A partir de entonces, en los meses de septiembre y octubre, las temperaturas se hacen más agradables para conocer la capital italiana ya que el calor no es tan sofocante y el número de turistas ya no es tan voluminoso. Y es que en otoño la bajada de temperaturas se nota sobre todo por la noche, momento ideal para disfrutar de las noches romanas más románticas del año.

 

 

El invierno en la ciudad es frío y a veces lluvioso, por lo que no puede faltar en nuestra maleta botas de agua, paraguas y también abrigo, guantes y gorro, ya que en Roma nieva ocasionalmente. Aunque puede ser muy bello recorrer la capital italiana con la Fontana de Trevi nevada, también hay que tener en cuenta que en los meses de invierno a veces sopla el aire bastante frío, y no siempre se puede hacer tan agradable la visita a la ciudad.

 

Durante los meses de primavera hace una temperatura y clima muy agradables para visitar Roma, aunque recomendamos llevar un paraguas o chubasquero a mano, ya que también es la época más lluviosa en la ciudad. Durante cualquier mes del año es importante llevar un calzado cómodo, ya que Roma es una ciudad llena de monumentos e historia en cada rincón y será difícil poder abarcar todo lo que ofrece al turista. 

 

Alojamientos preparados para el frío y el calor

Antes de decidirte por uno de nuestros apartamentos completamente equipados de Roma puedes comprobar si disponen de aire acondicionado o calefacción, pues en invierno o verano es posible que nos interese regular ligeramente la temperatura de nuestro alojamiento. Durante otoño o primavera no suele ser tan extremo, así que será menos importante esta instalación. Si visitamos la capital durante los meses de verano, el aire acondicionado llega a ser un requisito indispensable, sobre todo en las afueras de la ciudad, donde las calles no están tan protegidas de las altas temperaturas. Aquellos que se alojen en el centro de Roma no tendrán tantos problemas pues al ser calles estrechas donde generalmente hay sombra, la temperatura se mantiene mucho más estable.


 

Buscador

Buscar apartamentos

Compara nuestros precios con:

Booking

Belvilla

WayToStay

E-Domizil

Entradas: